El campo quirúrgico funciona como una barrera protectora que impide la contaminación cruzada, ofreciendo doble protección —tanto para el profesional del Arte Corporal del Tatuaje como para el paciente y garantizando la asepsicia. El producto se vende en forma individual o como un componente dentro del paquete quirúrgico. La barrera proporcionada por un campo quirúrgico impide la transmisión de microorganismos de áreas no estériles a áreas estériles. La impermeabilidad resistencia a la penetración de sustancias húmedas es un factor crítico a tener en cuenta para proteger a los profesionales del Tatuaje de microorganismos resistentes, así como de agentes patógenos presentes en la sangre.